Busto de Sócrates
Actualidad,  Desarrollo Personal,  Estoicismo

Los tres tamices de Sócrates

Hoy quiero hablaros de los tres tamices de Sócrates, una fábula que nos habla de la necesidad de filtrar la información que nos llega.

Estamos en la era de la desinformación, donde se consumen más noticias falsas que verídicas y donde la propagación de bulos se ha convertido en un virus resistente que evoluciona a diario para lograr atacarnos, amenazando con transformarse en pandemia.

Desinformación, noticias falsas, información engañosa o manipulada, fake news, bulos, los nombres son muchos, para esta amenaza. No está circulando por nuestro cuerpo, pero al propagarse a gran velocidad por las redes, llega a infectar nuestra mente.

Cotillear es viejo como el mundo

Los rumores y el cotilleo siempre han existido pero con la tecnología actual, cualquier noticia verdadera o falsa se propaga y comparte a golpe de clic, de memés, haciéndose viral sin que nadie se plantee su veracidad antes de compartirla.

A veces no hay intención maliciosa detrás de los rumores, solo ignorancia, pero en la mayoría de los casos, la difusión de fake news es una herramienta de manipulación de la opinión. Son creadas por individuos aislados o grupos organizados que actúan en su propio interés o en el de otros. Se difunden imágenes y vídeos presentándolos como reales, pero han sido manipulados profesionalmente, con la intención de influir en la gente y crear corrientes de opinión.

La difusión de desinformación tiene objetivos personalespolíticos económicos y representa un problema grave, ya que crea una ambiente tóxico de desconfianza general, en que uno acaba dudando de todo y de todos.

Todo el mundo puede crear, difundir y manipular contenido en Internet y debido al hecho de que mucha gente haya dejado de confiar en la prensa y los medios de comunicación, muchos prefieren informarse en la red, lo que ofrece un caldo de cultivo ideal para manipulación, engaños y estafas. 

¿Cómo evitar caer en la manipulación?

¿Cómo evitar que cualquier información sin contrastar llegue a tu mente y se instale en ella, influenciando tu opinión y tu forma de actuar?

Para contestar a esta pregunta, voy a recurrir a la muy conocida anécdota de Sócrates, también llamada la anectoda de los tres filtros, que resalta la importancia de restringir la información falsa, dañina o inútil que puede llegar a nosotros.

Es aplicable a la vida en general, donde la costumbre de cotillear es muy extendida y a las redes donde circulan cada día más rumores infundados y noticias falsas.

– Maestro ¿Sabes lo que escuché acerca de tu amigo?

– Espera un minuto – replico Socrates. Antes de decirme nada, quisiera que pasaras la prueba de los

3 filtros a lo que vas a decirme.

– Primero EL FILTRO DE LA VERDAD ¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es

cierto?

– No, realmente solo escuche sobre eso y…. 

– Está bien, dijo Socrates, entonces realmente no sabes si es cierto o no.

-Ahora permite aplicar el segundo filtro, EL FILTRO DE LA BONDAD, ¿Es algo bueno lo que vas a decir

de mi amigo?

– No, por el contrario….

– Entonces, deseas decirme algo malo sobre él, pero no estás seguro de que sea cierto…

Pero podría querer escucharlo porque queda un filtro: EL FILTRO DE LA UTILIDAD.

– ¿Me servirá de algo saber lo que vas a decirme de mi amigo?

– No, la verdad que no….

– Bien concluyó Socrates, si lo que deseas decirme no es cierto, ni bueno e incluso no es útil ¿Para que

querría saberlo?

Enseñanzas de la anécdota

Esta fábula nos habla de la necesidad de aprender a pasar la información que nos llega, a través de los tres tamices, antes de recibirla y transmitirla.

La verdad

El filtro de la verdad no muestra que es indispensable cuestionarse sobre la información que nos llega, asegurarnos de su veracidad. Eso era útil en tiempos de Sócrates y lo es más aún ahora, que los rumores circulan en redes a ritmo vertiginoso. Cultivar un espiritu crítico en nuestra vida privada, profesional, a profesional, nos ayudará a tomar mejores decisiones y no ser presas de manipulación ni engaños.

La bondad

Cuestiónate si la información que te llega es buena, si te aporta algo positivo, si te enriquece. Pregúntate si te beneficia conocerla o te hace sentir mejor, si despierta en tí y en los demás emociones positivas. Si no es así, no le dediques tu tiempo

La utilidad

Pregúntate si te aportará algo positivo esta información, si cambiará tu vida el conocerla o si tu vida mejorará con ella. Si resulta no ser útil, ¿qué necesidad tienes de conocerla?

Usa los tres tamices

Usa los tres tamices o, lo que es lo mismo, pasa la información que te llega por los tres filtros. Evitarás empaparte de información tóxica, de veracidad cuestionable, malintencionada e inútil. No participarás a la difusión y propagación de chismes, bulos y mentiras.

Conclusión

Cuando te encuentres con una información no supere los tres filtros, desechala. Aplícalos uno por uno y si no pasa por los tamices de Sócrates, no pierdas tu tiempo y energía a escucharla y difundirla. No contribuyas a incrementar el ambiente tóxico que nos envuelve. Investiga, cuestiónate y cultiva tu espíritu crítico. No des por bueno la información que circula, solo porque todos la crean. No permitas que te adoctrinen ni participes del pensamiento único, no te adhieras ciegamente a una ideología.

Basa tus acciones en tu experiencia, no te creas las cosas, compruebalas y sobre todo, no participes de lo que no es cierto, bueno ni útil.

Para encontrarte a ti mismo, piensa por ti mismo”.

-Sócrates-

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Michèle Rodriguez Pastor.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad