lor arquetipos Jumg: ánimus y ánima. FIgura representando el aspecto femenino y masculino de la personalidad
Desarrollo Personal,  Mitos y Arquetipos

Los arquetipos de Jung: Ánimus y Ánima

Los arquetipos de Jung: Ánimus y Ánima, son de los más interesantes por sus aspectos provocativos y turbadores y por ello quiero he decidido dedicarles la segunda parte de este artículo.

Ánimus y Ánima

Cuando hablamos de los arquetipos de Ánimus y Ánima, no nos referimos al concepto metafísico de alma, como «aquello que sobrevive a nuestra existencia física», sino a la llama interior, la fuerza que nos anima, a lo que se relaciona con nuestro universo interior.

Roles de género

En la época en la que Jung desarrolló los conceptos de Ánimus y Ánima, los roles de género estaban por tradición, más diferenciados y separados de lo que están en la actualidad; sin embargo, sus teorías siguen siendo muy interesantes hoy.

Personalidad y género

Por defecto, las personas adoptan de forma natural el rol de genero con el que nacen, físicamente hablando. No siempre es verdad, pero por lo general ocurre así. Las mujeres adoptan un rol y una personalidad femenina, mientras que los hombres adoptan un rol y una personalidad masculina.

La psique

Pero más allá de los roles, está la psique y según Jung, por su naturaleza intrínseca, abarca tanto lo femenino como lo masculino. Así pues, con independencia del género de la persona, considera que es andrógina.

Androginia

¿Qué es la androginia? Por androginia, Jung se refiere a la presencia de cualidades masculinas y femeninas en cada ser, y a su capacidad para desarrollar ambos potenciales.

Contrasexualidad

Según afirma Jung en sus trabajos, la psique compensa esta androginia, desarrollando una «contra sexualidad» en la vida interior de cada persona.

Así, las mujeres tienen una contra sexualidad que es de naturaleza masculina y que se llama el Animus. Está asociado a la represión y falta de desarrollo de las cualidades masculinas en las mujeres y gobierna su función de pensamiento racional.

Los hombres tienen una contra sexualidad que es de naturaleza femenina y que se llama el Anima. Es la parte femenina que existe en cada hombre, por lo general reprimida, y que gobierna su función de sentimiento irracional.

Anima y Animus

Según Jung, existen cualidades que diferencian al Animus y Anima, ya que en el Animus se observa una multiplicidad y el Anima aparece más en el singular.

El Anima viene de la imagen inconsciente masculina que se encuentra en las mujeres y el Animus de la imagen inconsciente femenina que se encuentra en los hombres; ambas son imágenes arquetípicas, lo que significa que vienen del inconsciente colectivo, pero pasan por el filtro de las experiencias personales de cada ser.

Este filtro personal, en ambos arquetipos, parece provenir de las figuras parentales, ya que lo masculino y femenino se modelan en la primera etapa de la vida, en base a las figuras del padre y de la madre.

En el caso de padres ausentes, el niño buscará un sustituto parental, un hombre o mujer mayor, con el que poder relacionarse para llenar su vacío emocional. La relación parental de cada ser constituye la principal huella del Anima o del Animus, aunque no la única, ya que la contra sexualidad se desarrollará más tarde, a través de las relaciones más maduras con el sexo opuesto.

Etapas de los dos arquetipos

En el caso del Animus, se puede asistir a una progresión del arquetipo, marcando varias etapas. La primera etapa es la del “niño malo”. Sería algo como una figura masculina, inmadura y desafiante. La segunda es la del líder, determinada pero más admirable y la tercera etapa es la del maestro, más intelectual y sabio. La última etapa sería la del mediador, que evoca la sabiduría y racionalidad final.

En el caso del Ánima las cuatro etapas giran en torno a la percepción del amor. La primera está asociada al placer sexual, la segunda al ideal romántico, la tercera sería un amor espiritual que transciende las concepciones corrientes, y la cuarta sería el amor como sabiduría.

Ánimus

La niña usará pues, para construir la imagen del Ánimus, su padre o la figura paterna más cercana. Dependiendo del tipo de padre que tenga, podrá variar su influencia.

Integración y desplazamiento del Ánimus

La integración del arquetipo del Ánimus en una personalidad femenina sana, da lugar a unas características como una buena capacidad racional y lógica, capacidad para el pensamiento claro, solución de problemas, pensamiento creativo, centro fuerte, esfuerzo y aplicación sostenidos entre otros.

El desplazamiento del Ánimus puede producir síntomas como una tendencia a la intimidación, sadismo, necesidad de control, comportamiento de saberlo todo, incapacidad de relacionarse de forma efectiva,etc.

Anima

Integración y desplazamiento del Ánima

Algunas cualidades que marcan la integración armoniosa del Ánima en los hombres, son la capacidad de auto nutrirse, la inspiración creativa, la empatía, la compasión, hacer juicios más allá de la pura racionalidad, saber relacionarse.

Un Ánima desplazada da lugar a la falta de control, buscar siempre la afirmación externa, falta de creatividad, malas relaciones, masoquismo, etc.

La individuación

La individuación es un proceso psicológico que se refiere a la consecución de la autonomía personal y el desarrollo de la identidad propia. Se refiere al proceso mendiante el cual una persona se convierte en un individuo integrado, que llega a ser autónomo e independiente.

Este proceso cobra especial relevancia en la adolescencia donde la persona se diferencia de sus padres, genera su propia identidad y se reconoce a si mismo como un ser único. Forma parte de un proceso natural e instintivo que se identifica con la autorrealización y lleva a la madurez.

Según Jung, la individuación es:

«aquel proceso que engendra un individuo, psicológico, es decir, una unidad aparte, indivisible, un Todo»

Las cinco fases de la individuación

  1. La fase de la toma de conciencia de la existencia del inconsciente.
  2. La fase de la confrontación con el inconsciente.
  3. La fase de la integración de los contenidos del inconsciente.
  4. La fase de la síntesis de la personalidad.
  5. La fase de la realización del sí-mismo.

El Self o sí-mismo

En la psicología de Carl Jung, el concepto del «Self» evoca la totalidad de la psique. representa la totalidad de la personalidad, incluyendo tanto los aspectos conscientes como los inconscientes.

El Self es el objetivo final de la individuación que busca la integración y el equilibrio psicológico para permitir al indivuduo alcanzar la autorrealización y la plenitud. El Self va más allá de la identidad individual y está conectado con lo universal.

El Unus Mundus

Para Jung, el Unus Mundus es una unidad que trasciende las polaridades aparentes, la unión de elementos aparentemente opuestos y su integración para alcanzar la individuación. En el proceso de desarrollo personal, esta totalidad lleva a la realización del ser.

Conclusión

Después de detenernos a analizar la profundidad de los arquetipos de Jung, nos asalta la evidencia de que la complejidad del ser va mucho más allá de los roles de género pasados, presentes y futuros que nos han sido atribuidos. A través de la individuación, llegamos a conectar con el Self y logramos la integración de todas las partes de la psique, armonizando los opuestos masculino y femenino, consciente e inconsciente, racional e irracional.

Si alcanzamos este equilibrios, lograremos una mayor conciencia, autenticidad y plenitud y también un sentido más completo de identidad y propósito.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Michèle Rodriguez Pastor.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad