¿Existe la formula del éxito?
Desarrollo Personal,  Resiliencia

¿Existe la fórmula del éxito?

Sé que esta pregunta puede parecer retórica, de las que lleva la respuesta de forma implicita. De hecho, es obvio que, a quién se le preguntemos dirá que no, que no hay receta mágica para alcancar el éxito, ni formula, ni atajo.

Sin embargo, si me lo preguntasen a mi, mi primer instinto sería contestar con otra pregunta:

¿A qué llamas éxito?

¿Sabes por qué lo haría? Porqué en mi opinión la palabra éxito es poco concreta y puede abarcar muchos significados.

Definamos éxito

Cuando consultamos la RAE, nos encontramos con dos acepciones reveladoras:

La primera nos habla del resultado feliz de un negocio, actuación, etc, citando sinónimos como triunfo, victoria, consecución mientras que la segunda lo define como: buena aceptación que tiene alguien o algo, siendo sinónimo fortuna, fama, gloria, celebridad, renombre y notoriedad.

En ambos casos el antónimo es: fracaso

Una definición ambigüa

En mi opinión, las dos definiciones son ambigüas ya que la primera habla de triunfo, victoria o consecución, lo que implica voluntad y trabajo personal invertido. La segunda habla de factores que escapan a nuestro control: la fama, el renombre, la notoriedad y la aceptación.

Según esta definición, resulta obvio que el éxito puede depender de ti o no.

Locus de control interno

Creo que es importante a la hora de construir y mejorar nuestra vida asumir la responsabilidad que tenemos sobre lo que nos pasa, no permitir que el azar, la suerte decida nuestro rumbo, y practicar el locus de control interno: creer que nuestro destino depende de nosotros, que forjamos nuestro futuro, que nada se debe a la suerte, al azar, al karma o a factores externos. Equivale a tomar las riendas de nuestra vida.

Si escogemos practicar el locus de control externo, entonces decidimos creer en la suerte, nos sentimos víctimas de lo que ocurre en nuestra vida, nos quedamos paralizados ante la adversidad

El éxito es algo personal

Afortunadamente, muchos de nosotros optamos por decidir nuestro rumbo, responsabilizarnos de nuestro destino y tener éxito. En esto somos parecidos, pero lo que significa el éxito para cada uno hace una gran diferencia. Éxito puede ser dedicarnos a lo que nos gusta, ir a vivir al campo, pasarnos la vida viajando, ayudar a los demás de forma altruista, montar un negocio o convertirnos en escritores.

El éxito social

Luego está lo que los demás consideran ser exítoso y suele coincidir con abundancia de recursos materiales, prestigio, tren de vida elevado, ostentación y lujo. Muchas personas se pasan la vida luchando por conseguir eso que los demás llaman éxito.

En la mayoría de los casos no lo consiguen, ya que no basta con ambicionar hacerse rico y famoso, hay que tener una estrategia y trabajar muy duro para lograrlo; pero en algunos casos, los menos frecuentes, cuando lo consiguen, se dan cuenta de que han desperdiciado su vida persiguiendo algo que en realidad no los hace felices.

El tiempo es limitado, así que no lo pierdas viviendo la vida de otra persona

Steve Jobs

Definir metas y estrategia

Empieza por definir tu sueño, lo que te haría profundamente feliz, lo que te haría sentir exitoso y realizado, tu ikigai. Cuando lo tengas claro, ponte a trabajar para conseguirlo.

Herramientas útiles

La importancia del esfuerzo

No solo la cultura del esfuerzo no se valora hoy, sino que se ha demonizado, alegando que es una forma de victimizar a los que no consiguen resultados, que no todos partimos de la misma base y por lo tanto que no disponemos de las mismas oportunidades. En mi opinión, estos «argumentos» solo sirven para infantilizar a la sociedad, pretendiendo eximirla de responsabilidad sobre su propia vida. El esfuerzo viene antes del éxito, en el diccionario y en la vida. No existe la suerte, ni hay resultados sin esfuerzos previos.

La regla del 1%

Se trata de dar pequeños pasos para conseguir, por acumulación, grandes resultados. Si consigues ser 1% mejor cada día, lograrás ser un 37% mejor al final del año. Es la mejora incremental, el poder acumulativo de los pequeños cambios, que definen quien eres, y en quién te vas a convertir.

El compromiso

La audacia tiene poder y magia, eso decía Johann Wolfgang von Goethe. A través del enfoque, de la visualización y del compromiso, nuestro cerebro detecta que nos interesamos de forma activa en algo, se pone a trabajar y nos muestra todo lo que considera pertinente y que nos puede ser útil. Activa el SAR (sistema de articulación reticular), ayudándonos a cumplir metas y objetivos.

Elimina el fracaso de la ecuación

Esta frase no es mía, sino de un Jon Machado, creador digital que publica contenido interesante y valioso sobre desarrollo personal y que explica de forma muy acertada, en su reel ¿Qué harías si no tuvieras miedo?, que cuando desarrollas una mentalidad orientada a la acción, eliminas el fracaso de la ecuación. Te olvidas del miedo que te paraliza, que te impide avanzar y solo caben dos opciones ganar o aprender.

Conclusión

No existen fórmulas mágicas para lograr el éxito, pero sí herramientas valiosas que nos ayudan en nuestro camino y nos permiten alcanzar lo que nosotros consideramos como el éxito; eso sí, con esfuerzo, enfoque y compromiso. La vida es una aventura apasionante en la cual hay que lanzarse y arriesgarse. Nunca te arrepentirás de haber intentado perseguir tus sueños.

Sea cual fuere tu sueño, comiénzalo. La audacia tiene genio, poder y magia.

Johann Wolfgang von Goethe

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Michèle Rodriguez Pastor.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad